A pesar de la efectividad de los tratamientos de que disponemos actualmente para determinados tipos de ictus , el mejor abordaje terapéutico del ictus sigue siendo la prevención. El riesgo vascular es la probabilidad de padecer una enfermedad de las arterias y va asociado a la presencia de factores de riesgo vascular que causan la lesión de las arterias. Estos factores pueden presentarse aislados o individualmente o bien coexistir en una misma persona , lo que hace que el riesgo se multiplique . En general, clasificamos los factores de riesgo vascular en no modificables, sobre los que no podemos actuar, y modificables , sobre los que sí podemos incidir . Un total de 10 factores de riesgo vascular modificables explican hasta el 90% del riesgo de sufrir un ictus, e identificar este riesgo es necesario para trazar un plan terapéutico individualizado que se adapte a las particularidades de cada caso.