DEFINICIÓN Y SÍNTOMAS

Un ictus es una enfermedad ocasionada por una alteración repentina de la circulación de la sangre en el cerebro. Esta alteración consiste en el taponamiento o rotura de una arteria, provocando que no llegue sangre a una parte del cerebro o o inundandolo de sangre. Eso hace que las células cerebrales mueran.

Actuar rápidamente es imprescindible para minimizar o eliminar las secuelas.

Una característica principal del ictus es que los signos y síntomas aparecen de forma brusca. Hay 5 signos que nos pueden ayudar a identificar un ictus:

  1. La afectación brusca de la VISIÓN en uno o en los dos ojos.
  2. La pérdida brusca de la FUERZA en un brazo, una pierna o ambos.
  3. La aparición brusca de problemas para HABLAR  y/o ENTENDER lo que nos dicen.
  4. La aparición brusca de DESEQUILIBRIO o INESTABILIDAD.
  5. La aparición brusca de DOLOR DE CABEZA.