Sin comentarios aún

Cataluña y Europa se preparan para enfrentarse al incremento de casos de ictus en los próximos 15 años

La Fundació Ictus celebró el pasado viernes 1 de junio la Jornada Catalunya i Europa davant l’ictus (Cataluña y Europa ante el ictus), donde se proyectaron las líneas de acción contra la afección para los próximos 10 años. 

El envejecimiento progresivo de la población de nuestra sociedad tiene muchas consecuencias en el ámbito de la salud que ya se están notando, y otros que tendrán efecto a medio y largo plazo. Una de éstas, y muy relevante, será que, según las previsiones de los expertos, los casos de ictus en Europa se incrementarán en un 34% hasta el año 2035. Este aumento en poco menos de 20 años provocará un 45% más de muertes por ictus, y un 25% más de personas supervivientes con secuelas.

Son algunos de los datos más destacados extraídos del documento “Catalunya i Europa davant l’Ictus”, que se presentó el pasado 1 de junio en una jornada celebrada en la Pedrera de Barcelona y organizada por la Fundació Ictus, donde han participado los máximos responsables de las sociedades europeas dedicadas a la lucha contra el ictus, la European Stroke Organisation (ESO) y la Stroke Alliance for Europe (SAFE).

SAFE trabaja desde 2003 para poner las políticas de prevención del ictus en la agenda de los Estados europeos, y para enfrentarse a esta situación, la ESO ha presentado en el Parlamento Europeo el Stroke Action Plan for Europe 2018-2030, una propuesta de hoja de ruta que pretende reducir un 10% el número absoluto de ictus en el continente y que 9 de cada 10 pacientes sean tratados en una unidad de ictus —una unidad hospitalaria específica para estos casos. Además, la ESO ve prioritario desplegar planes estatales que introduzcan el ictus en toda la cadena de atención sanitaria, desde la atención primaria hasta la atención de los supervivientes.

Jon Barrick, president de SAFE, durante su intervención en la jornada Catalunya i Europa davant l’ictus.

Cada año 13.000 personas ingresan por ictus en los hospitales de Cataluña. Es la segunda causa de muerte y la primera causa clínica de discapacidad. La incidencia es de casi 180 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que la mortalidad se sitúa en 29,5 por cada 100.000 habitantes.

Cataluña, pionera en el Código Ictus

El documento “Catalunya i Europa davant l’ictus” hace balance de la implementación pionera del Sistema de Código Ictus, que cubre toda Cataluña desde el año 2006 y que se activa una media de 5.500 veces cada año. Más de 6 de cada 7 casos son activados por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), y 3 de cada 10 acaban en tratamientos de reperfusión, una terapia que deshace el coágulo que provoca el ataque y que, aplicada a tiempo, puede minimizar sus daños. Este tipo de tratamientos ha experimentado un incremento muy acentuado en Cataluña en los últimos 10 años: si en 2008 la tasa se situaba en 5,1 casos por cada 100.000 habitantes —entre la trombólisis intravenosa y la trombectomía-, el año pasado llegó al 26,6.

El tratamiento es más efectivo cuanto más rápidamente se aplica, hecho por el cual es común asegurar que “el tiempo es cerebro”. En los últimos años se ha observado una mejoraen este tiempo de tratamiento de los ictus en Cataluña, coincidiendo con el despliegue del código ictus. Tanto en los casos en los que se requiere el tratamiento trombolítico como en los de tratamiento endovascular, Cataluña se sitúa en medias de tiempo muy inferiores a las recomendadas por los organismos internacionales. No obstante, es importante remarcar la importancia que, ante la sospecha de un ictus, cualquier persona llame inmediatamente al 112 para acortar el tiempo de respuesta. A menudo aún ocurre que algunos afectados llegan al centro sanitario por su propio pie, poniéndose en riesgo y perdiendo un tiempo que retrasa la respuesta asistencial. Y es aquí, en la activación del código por parte del SEM, donde todavía existe más margen de mejora.

El Código ictus permite identificar rápidamente a los pacientes y trasladarlos lo más rápidamente posible hasta el hospital mejor preprado con capacidad para evaluarlos, diagnosticarlos y tratarlos. Los hospitales preparados para recibir pacientes donde se ha activado el Código Ictus son 14 centros de referencia y 12 comarcales equipados con teleictus. Se extienden en todas las áreas del territorio catalán, en cada una de las cuales existe una red propia con flujos de derivación apoyados por el SEM para acortar el tiempo que pasa entre el inicio del ictus y su tratamiento. Se estima que el Código Ictus, desde su implantación, ha evitado la muerte de más de 2.000 personas.

La prevención, punta de lanza

Los últimos estudios apuntan que 9 de cada 10 ictus se explican por 10 factores relacionados con el estilo de vida y, por tanto, modificables en cierta medida. Hipertensión, tabaquismo, exceso de peso y colesterolemia son algunos de los condicionantes controlables del ictus.

En este sentido, la ESO recomienda estrategias de prevención primaria y secundaria. Las primeras se dirigen a promover y facilitar la adopción de estilos de vida saludables y asegurar el acceso universal a programas de cribaje y tratamiento adecuados; en el caso de la prevención secundaria, los objetivos se centran en incluirla en los planes estatales y asegurar su acceso como mínimo al 90% de los pacientes, entre otros.

El reto pendiente, la atención a los supervivientes

Tanto en Cataluña como en el resto de Europa, uno de los retos que plantea el ictus es la atención a los supervivientes a largo plazo. El documento presentado el 1 de junio reconoce que el apoyo y la atención a largo plazo es la parte del proceso asistencial menos evaluada y de la que se disponen menos datos, pese a la carga asistencial y económica que representa. El plan de acción presentado por la ESO propone, entre otras medidas, establecer planes nacionales de apoyo a los supervivientes, independientemente de su lugar de residencia y de su estatus socioeconómico. También recomienda establecer equipos que monitoricen los planes para asegurar que las medidas implantadas cubren las carencias de los afectados y de sus familias.

Publicar un comentario