Sin comentarios aún

Nuevo estudio sobre los beneficios de la trombectomía mecánica

Se ha iniciado un nuevo estudio internacional que espera extender los beneficios de la trombectomía mecánica. Se trata de un tratamiento para ciertos tipos de ictus agudo isquémico que puede usar aparatos mecánicos para reducir drásticamente los efectos de un ictus en curso. Son dispositivos muy pequeños que se usan para romper y sacar el coágulo del vaso sanguíneo cerebral. Este procedimiento lo llevan a cabo neuro-radiólogos altamente especializados, y requiere instalaciones hospitalarias especiales.

Pruebas de trombectomía recientes han incluido a grupos muy selectivos de pacientes de ictus. Las investigaciones han demostrado que si se usa en pacientes de ictus que solamente presentan lesiones cerebrales pequeñas, la trombectomía reduce significativamente el nivel de discapacidad post-ictus al restablecer el flujo sanguíneo y, por tanto, limitar el daño cerebral. El nuevo estudio forma parte del proyecto TENSIÓN, financiado por la Unión Europea y examinará los efectos del rescate mecánico del coágulo en un grupo grande de pacientes con las llamadas “lesiones extensas”, esto es, áreas de daño cerebral más grandes, en comparación con los estudios previos. Los pacientes también podrán inscribirse en el ensayo durante las 12 horas posteriores a la aparición de los síntomas. Esto permitirá extender el tratamiento a un grupo mayor de pacientes: incluyendo, por ejemplo, a individuos que sufren el ictus durante la noche y es más probable que retrasen su llegada al hospital. TENSIÓN tiene muy en cuenta la inclusión de la perspectiva de los pacientes en la evaluación del resultado del ensayo y de los efectos de tratamiento. De manera importante, el ensayo aportará pruebas de los beneficios socio-económicos de incrementar el uso de la trombectomía mecánica.

El ensayo incluirá hasta a 714 pacientes en 8 países europeos, y el proyecto estará en marcha durante 5 años, contando desde febrero de 2018. TENSIÓN está coordinado por el Prof. Dr. Götz Thomalla, de la Universitätsklinikum Hamburg-Eppendorf (Hamburgo) y el Prof. Dr. Martin Bendszus, de la Universitätsklinikum Heidelberg, y ha recibido financiación del programa Horizon 2020 de la Unión Europea. El profesor Thomalla apunta que «TENSION aborda un gran problema de salud y aportará pruebas para la intervención terapéutica efectiva de pacientes con ictus severo. Esto significa que tendremos mejores resultados para los pacientes y se evitarán discapacidades relacionadas con el ictus en un gran número de ellos. A nivel de sociedad, el nuevo tratamiento ayudará a reducir los costes vinculados al ictus».

Para más información pueden escribir un correo a la Stroke Alliance for Europe.

Publicar un comentario