El cerebelo controla sobretodo nuestro equilibrio y coordinación. Así, un ictus de cerebelo ocasionará muy probablemente problemas de desequilibrio, descoordinación, mareo, náuseas y vómitos.  el nostre equilibri i coordinación.