Vivir después de un ictus

El ictus es una emergencia médica. El tiempo de reacción desde el inicio del accidente cerebrovascular al tratamiento marcará, en gran medida, la recuperación de la persona. La medida de la arteria obstruida y la zona del cerebro afectada por el ictus también son determinantes en las secuelas de la enfermedad.

Otro de los factores destacables a la hora de tener en cuenta la recuperación es la edad del paciente. Las personas jóvenes tienen más margen de recuperación, en comparación a las mayores, que a menuda también tienen otras enfermedades.

Un tercio de las personas que han sufrido un ictus se recuperan del todo después del accidente, mientras que otro tercio presentará algún grado de discapacidad permanente.