“El 19% de los pacientes que ingresan en el hospital por ictus padecen fibrilación auricular”

Comparte
Publicat el Jueves, Enero 13, 2022 - 09:37

Laia Marin Purtí, Ana Guisado Alonso y Theresia Clajus, residentes de Medicina Familiar y Comunitaria del Equipo de Atención Primaria Can Mariné Barcelonés Norte y Maresme - ICS, responden a las preguntas más frecuentes sobre uno de los principales factores de riesgo del ictus: la fibrilación auricular.

Imagen representativa de la fibrilación auricular

¿Qué es la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular (FA) es una arritmia que ocurre cuando el corazón late de forma rápida y desorganizada.

¿Por qué es importante su diagnóstico?

Es importante dar a conocer este tipo de arritmia por sus implicaciones en la enfermedad cerebrovascular, ya que puede aumentar el riesgo de ictus.

Es una de las arritmias más frecuentes. Los estudios de los que disponemos demuestran que puede llegar a afectar al 1-2% de la población general. Conforme la edad avanza, se hace más prevalente: Por encima de los 40 años, la prevalencia es del 4,4%; por encima de los 60, la padecen el 8,5%, y por encima de 80 años, llega a afectar hasta al 16-17% de las personas.

¿Qué síntomas puede causar?

El síntoma más frecuente es la percepción de palpitaciones. Además, puede causar cansancio, dolor en el pecho, pérdida de conciencia o sensación de falta de aire con los esfuerzos.  Las personas con fibrilación auricular acostumbran a tener peor calidad de vida debido a los síntomas y su repercusión en sus actividades de la vida diaria. En otros casos, la fibrilación auricular no produce ningún síntoma y se detecta en controles rutinarios.

¿Cómo se diagnostica?

Se puede sospechar por los síntomas y la existencia de un pulso arrítmico, pero para diagnosticar la fibrilación auricular es necesario realizar un electrocardiograma.

Es recomendable que las personas que noten su pulso irregular consulten en un centro de salud para comprobar si se trata de una arritmia, especialmente en el caso de personas mayores de 65 años.

¿Cómo puedo prevenir la fibrilación auricular?

Las personas que padecen una enfermedad cardiovascular (presión alta, alteración de válvulas cardíacas, enfermedad de conducción del corazón, etc.) tienen más probabilidad de sufrir esta arritmia. También es cierto que hay un componente de azar en la aparición de esta patología.

Lo que está en nuestras manos es controlar los factores de riesgo: evitar la obesidad, tener la presión arterial controlada, no fumar ni tomar alcohol en exceso y tener una vida activa.

¿Cuándo debería acudir al centro de salud?

Si se notan palpitaciones, pulso irregular, falta de aire, pérdida de conciencia o dolor del pecho. Si tienes este diagnóstico y, a pesar del tratamiento prescrito persisten algunos de los síntomas previos, hay que consultar a un médico.

¿Qué relación tiene la fibrilación auricular con el ictus?

La FA predispone a la formación de coágulos en el cerebro.  Las últimas auditorías realizadas en Cataluña (2018) demostraron que el 19% de los pacientes que ingresaron en el hospital por ictus padecían fibrilación auricular. Podemos afirmar que la fibrilación auricular es, junto a la hipertensión, uno de los factores de riesgo de ictus más importantes.

¿Cuál es el tratamiento?

Este es un tema complejo. El tratamiento tratará de prevenir las complicaciones derivadas de esta arritmia y además servirá para aliviar los síntomas que provoca:

  • Prevención de complicaciones

La fibrilación auricular predispone a la formación de coágulos en la sangre que podrían llegar a provocar un ictus. Por este motivo, algunos pacientes necesitan tomar medicaciones que los eviten (los llamados fármacos anticoagulantes).  Estos tratamientos hacen la sangre más líquida y pueden producir sangrados con más facilidad, por lo que se requieren frecuentes controles para dosificarlos.

  • Alivio de los síntomas

Los tratamientos aliviarán los síntomas que limitan la calidad de vida.

Se necesitará controlar la frecuencia del corazón e intentar que el ritmo del corazón se mantenga o retorne regular:

  • Control de la frecuencia cardíaca: En la fibrilación auricular las pulsaciones pueden acelerarse, causando palpitaciones. A veces, se precisa de medicación para mantener la frecuencia por debajo de 100 latidos por minuto.
  • Control del ritmo cardíaco: el ritmo normal es regular y organizado. En la FA el ritmo es irregular y desordenado. Hay diferentes estrategias terapéuticas para recuperar el ritmo normal.

 

Para el buen control de la fibrilación auricular, también resultan fundamentales los cambios en el estilo de vida y el control de otras condiciones de salud como la hipertensión, la diabetes, las enfermedades de las válvulas del corazón, la obesidad, la apnea del sueño, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la insuficiencia renal crónica

 

¿Si tengo fibrilación auricular, deberé tomar anticoagulantes para siempre?

Según el riesgo de cada persona por sus características (género, edad, enfermedad cardiaca previa, etc.) es necesario tomar anticoagulantes orales para evitar el ictus. Los tratamientos anticoagulantes deben ser tomados de por vida, a no ser que surjan problemas de salud que los contraindiquen. Es muy importante no olvidarse la medicación pautada y acudir a los controles habituales. De esta manera, disminuye el riesgo de que se forme un coágulo en el corazón que podría desencadenar un ictus.