La Fundació Ictus alerta que la notificación de ictus se ha reducido un 20% durante la pandemia

Comparte
Publicat el Jueves, Octubre 29, 2020 - 08:31

Los pacientes de ictus, una enfermedad aguda en que el tiempo de reacción es fundamental para minimizar las secuelas, han llegado una hora más tarde al hospital durante las semanas de confinamiento. Además, los supervivientes de ictus han tenido menos acceso a la rehabilitación por la pandemia. Actualmente se están desarrollando nuevos sistemas de comunicación, rehabilitación y control médico por vía telemática, como el programa ABRIC.

dia mundial de l'Ictus

La Fundació Ictus celebrará hoy el Día Mundial del Ictus con la jornada No bajamos la guardia, con los ponentes desde La Pedrera y emisión vía streaming, para recordar que esta enfermedad sigue existiendo, a pesar de la situación de pandemia por la covid-19 .

En este contexto, las activaciones del Codi ictus se han reducido un 20% durante las semanas de confinamiento, en comparación a las semanas anteriores, según el registro Codi ictus de Cataluña (CICAT) y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Además, los pacientes de ictus llegaron una hora más tarde al hospital, un dato preocupante ya que se trata de una enfermedad aguda. El tiempo de reacción es un factor clave para administrar el mejor tratamiento y reducir las secuelas. Esta situación se volvió a normalizar a partir del mes de junio, con la nueva normalidad.

Pero la pandemia también ha tenido consecuencias sobre la rehabilitación y los controles posteriores de los supervivientes de ictus. Hasta 6 de cada 10 pacientes no pudieron seguir programas de rehabilitación presencial durante el confinamiento, aunque la mayoría recibieron seguimiento telefónico y telemático adecuado, según una encuesta realizada desde el Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral a medio millar de pacientes. Un 95% de los pacientes siguieron adecuadamente el tratamiento de prevención y tuvieron un buen control de los factores de riesgo.

En el acto de hoy se presenta el programa ABRIC de la Fundació Ictus, un programa que se ha adaptado para ofrecer asesoramiento gratuito de forma telemática a las personas que han sufrido un ictus y necesitan a alguien que los guíe en el proceso de recuperación. Esta es una de las nuevas estrategias para mantener una atención sanitaria de calidad a los pacientes en la situación actual.

Además, el Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral del Departament de Salut da a conocer la ampliación del protocolo de Codi ictus para la población pediátrica para atender la cincuentena de casos anuales que se estiman en el país cada año. Aunque el ictus pediátrico es muy poco frecuente, esta enfermedad aguda también requiere de una atención especializada y precoz.

El acto se hace con la colaboración del Departament de Salut, el Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral, la Sociedad Catalana de Neurología y la Sociedad Catalana de Medicina Física y Rehabilitación; y el apoyo de Pfizer, Apoplex, Medtronic y Angeles.

El impacto del ictus

El ictus es una enfermedad aguda que afectará a 1 de cada 6 personas a lo largo de su vida. Cada día se registran 35 ictus, un total de 13.000 diagnósticos anuales, de los cuales 1.300 son en personas menores de 55 años. Esta enfermedad es la primera causa de discapacidad adquirida, y la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres.

El ictus es una enfermedad que, en gran parte, se puede prevenir gracias a un estilo de vida saludable. Hasta 9 de cada 10 ictus se deben a factores de riesgo modificables, como la hipertensión arterial, la diabetes y el tabaquismo.

Cataluña, pioneros en Europa

Las organizaciones europeas del ictus de profesionales, la European Stroke Organization (ESO), y de pacientes, la Stroke Alliance for Europe (SAFE), han elaborado conjuntamente el Stroke Action Plan for Europe 2019 - 2030, presentado en el Parlamento Europeo, donde se definen las actuaciones necesarias para mejorar la atención al ictus en la próxima década, que se ejecutarán a través de comités locales en cada país o región.

Cataluña ha sido de los primeros países en constituir este comité, formado por pacientes y profesionales, que seguirá desde ahora las directrices europeas para la prevención, la actuación rápida y la mejora de la atención a las personas que han sufrido un ictus y sus familias. Este comité cuenta con el apoyo de las sociedades científicas implicadas, con las asociaciones de pacientes de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona y el impulso del Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral del Departament de Salut.