La higiene oral es un factor oblidado durante la rehabilitación en pacientes con ictus

Comparte
Publicat el Jueves, Marzo 24, 2022 - 14:05

Sandra Martínez, higienista dental y voluntaria de la Asociación Superar el Ictus Barcelona, nos explica en esta entrevista la importancia de mantener una buena higiene oral, tanto en la prevención como en la etapa post-ictus, para evitar bacterias que pueden causar inflamación e incluso enfermedades cardiovasculares.

Hombre con un cepillo de dientes en la mano

¿Por qué es importante mantener una buena higiene oral y cómo influye en nuestra salud?

Es primordial beneficiarse de una buena salud oral y, de esta forma, adquirir una primera barrera preventiva contra enfermedades. La boca es el acceso al aparato digestivo y respiratorio. Por ello, todas las bacterias presentes en la cavidad bucal pueden acceder y propagarse con facilidad a otras partes del cuerpo, afectando a la flora intestinal o a los pulmones, desarrollando neumonías e incluso la segregación de sustancias como respuesta inflamatoria de estas bacterias.

Si no existe una buena higiene bucodental, se presentará acumulación de bacterias en la cavidad oral facilitando la aparición de gingivitis. Ésta es una enfermedad inflamatoria e infecciosa de los tejidos blandos y duros que sostienen los dientes, causada por la acumulación de placa bacteriana en la superficie de los dientes y en el margen gingival, que se prolonga por una respuesta inmunitaria desregulada. Con su progresión, se desarrolla inflamación, enrojecimiento y sangrado. Si la placa bacteriana y la reacción inflamatoria que le acompaña afecta a las estructuras de soporte dental, la inflamación gingival se convierte en periodontitis.

La enfermedad periodontal puede prevenirse y tratarse mejorando la higiene bucal y asistiendo a revisiones dentales regulares. Ofreciendo profilaxis (tratamiento preventivo) es posible aliviar la inflamación del tejido y así reducir los riesgos. 

¿Qué relación tiene la periodontitis con el ictus?

La deficiente higiene oral es un factor que contribuye a la enfermedad periodontal y, en este sentido, es un factor de riesgo de ictus modificable. Como ya se ha explicado, la periodontitis es una enfermedad que manifiesta inflamación, enrojecimiento y sangrado. Esta inflamación favorece la producción de ciertas substancias y proteínas en la sangre que participan en la respuesta sistemática a la inflamación. Se ha evidenciado que estas respuestas tienen un papel importante en la ateroesclerosis (depósito de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias), por lo que la inflamación periodontal puede desempeñar un papel relevante al inicio o en la progresión de enfermedades cardiovasculares y del ictus.

¿Cómo puedo evitar la acumulación de placa bacteriana y controlar mi higiene oral?

Las acciones para evitar la placa bacteriana y llevar a cabo una adecuada higiene oral no se alejan de las premisas que ya conocemos, pero no por ello deja de ser importante recordarlo y hacer énfasis. Éstos serían los cuatro puntos principales: :

  • Cepillarse los dientes en profundidad, al menor 3 veces al día, después de cada comida.
  • Utilizar el hilo dental para eliminar los restos de comida que han quedado entre los dientes, incluso después del cepillado.
  • Utilizar productos dentales con flúor y usar colutorios bucales al menos dos veces al día.
  • Vigilar tu alimentación. Hay que seguir una dieta equilibrada y evita comer entre horas.

Tanmateix, visitar periòdicament un professional dental per prevenir i tractar és clau. Cal recordar que una neteja professional és un complement d'una bona rutina de salut bucal, i ajudarà a controlar l’acumulació de placa bacteriana en les zones difícils on el raspallat diari no arriba.

Actualmente se habla mucho de las pastas de dientes naturales sin flúor. ¿Cuál es tu recomendación?

Las pastas de dientes naturales que no contienen flúor no dejan de ser una opción si la técnica del cepillado es la adecuada y es eficaz. Hay evidencia de que otras sustancias tienen efectos antimicrobianos para las encías, como el aceite de coco. Contiene mayoritariamente ácidos grasos, como el ácido láurico, que ha demostrado tener efectos antiinflamatorios y antimicrobianos.

El uso de pasta de dientes con flúor es el único aditivo de los dentífricos que presenta un valor significativo como prevención de las caries. Pero es cierto que esta eficacia es difícil de evaluar, ya que depende de la concentración de flúor que contenga cada pasta de dientes, del tiempo que ésta permanece en la boca, del número de golpes que se aplica al día, entre otros. otros. La mayoría de pastas dentífricas contienen concertaciones de flúor entre 1.100-1.500 partes por millón (ppm), y en las pastas dentífricas farmacéuticas es un contenido más elevado, entre 2.500-2.800 ppm.

Por otro lado, también están muy extendidas las pastas dentales naturales con bicarbonato sódico. Es cierto que tiene efectos antimicrobianos e, incluso, es un componente, en pequeña concentración, de algunas pastas de dientes. En grandes cantidades o siendo la sustancia principal, produce una abrasión en nuestra mucosa, encía y esmalte dental. Por eso, no es recomendable su uso diario, a pesar de su efecto antibacterias.

Así pues, si no utilizamos pastas de dientes con flúor, tenemos mayor riesgo de aparición de caries, pero no es significativo que aparezcan. Si queremos utilizar recursos más naturales, los aceites de coco, menta y sésamo pueden ser buenos sustitutos sobre la parte de control bacteriano, pero no de prevención de caries. Tener en cuenta los componentes de las pastas de dientes es igual de importante que conocer la importancia del buen cepillado. Es una opción personal hacer uso de unos productos u otros, pero siempre que no afecte negativamente a la salud oral.

¿Cuáles son las herramientas más eficaces para realizar una higiene oral adecuada?

En el mercado se pueden encontrar diversos materiales para realizar una buena higiene oral diaria. Entre los cepillos dentales, destacan los cepillos eléctricos. Éstos tienen un cabezal más pequeño que facilita acceder a la parte más posterior y también la realización automática de los movimientos circulares proporcionando menos movimientos manuales y fatiga a la hora del cepillado.

Otra herramienta más profesional sería un irrigador. Es una jeringa que emite un chorro de agua a presión y que permite mejorar la limpieza interdental. Es una de las mejores propuestas, puesto que proporciona acceso a todas las zonas de la boca y no es agresivo para las encías. En el mercado existen diferentes modelos con diferentes cabezales, según necesidad y áreas a limpiar.

Por otro lado, cabe destacar los dedales de goma y los cepillos linguales. Son herramientas poco conocidas, pero que pueden resultar muy útiles. Su aplicación estaría más enfocada para momentos en los que el cepillado clásico no se puede realizar, sea por motivos de hospitalización o movilización. El dedal de goma puede realizar la función de un cepillo de dientes más básico y pequeño. Se coloca en el dedo y se frota por todas las caras de los dientes y de la mucosa. No haría falta utilizar pasta dental, pero puede ser más agradable aplicarlo humedecido con algún colutorio que dé un sabor más mentolado. De la misma forma, el cepillo lingual consta de un mango con un arco por donde se cepilla la legua. Siempre los movimientos tendrán que ser desde la zona más posterior de la lengua hacia la punta lingual, limpiando el cepillo si es necesario, y repetir la acción varias veces.

Destacar que es posible la necesidad de modificar los instrumentos de higiene oral para facilitar su uso, buscando apoyo y consulta con un terapeuta ocupacional. Por ejemplo, la parálisis facial puede ser presentada después del ictus y puede causar dificultades para limpiar completamente la boca de partículas de alimentos, provocando halitosis, caries, riesgo de infección y periodontitis. Por eso, se trata la importancia de una higiene oral completa. La debilidad del área facial o la parálisis de las extremidades pueden hacer que los procedimientos de higiene bucal sean extremadamente difíciles. Así, consultar con un terapeuta ocupacional en estos casos sería el más adecuado.

Entonces, es más recomendable un cepillo eléctric que uno de tradicional? Ahora están muy de moda los cepillos de bambú, ¿los recomendarías?

Hacer uso de un cepillo eléctrico o manual será siempre una opción personal según las preferencias de cada uno, habilidades y adaptaciones a la hora del cepillado. El hecho de tener el cepillo eléctrico más novedoso y caro del mercado no garantiza la prevención de caries o de placa bacteriana. Con un cepillo tradicional podemos hacer la misma limpieza, pero puede parecer que con un eléctrico es más cómodo, hay menos fatiga en el acto, y esto puede hacer que guste más y proporcione más tiempo de cepillo y motivación para la rutina diaria.

En lo referente a los cepillos de bambú, son una buena sustitución a los de plástico manuales. No existen diferencias en cuanto a la higiene oral, pero si es más sostenible desde el punto de vista ambiental. Se ha estudiado si hay diferencia entre los cepillos de bambú con los tradicionales, en relación a la contaminación microbiana que existe entre las cerdas, los pelos de los cepillos, que se adhieren después de cada uso, y se concluyó que contienen la misma cantidad de microorganismos. Por eso, es recomendable realizar los cambios de cepillo cada tres meses y guardarlos en un lugar limpio y seco, alejados de posibles salpicaduras y del contacto con los cepillos de otros.