La atención al ictus durante pandemia por coronavirus

Comparte
Publicat el Miércoles, Junio 10, 2020 - 09:44

La pandemia provocada por el nuevo coronavirus ha tenido un impacto directo en la atención a las personas con ictus. Según diferentes registros, el número de ictus ha bajado y los casos que llegan a los hospitales lo hacen más tarde, sobre todo aquellas personas con sintomatología leve. La situación excepcional por la Covid-19 no ha impedido que el sistema sanitario continuase dando respuesta rápida a las personas con ictus.

coronavirus

La pandemia provocada por el nuevo coronavirus ha tenido un impacto directo en el sistema público de salud, también en la atención a las personas con ictus. Esta situación excepcional, que se ha repetido en muchos países europeos y del resto del mundo, no ha impedido que el sistema sanitario continuase dando respuesta rápida a las personas con ictus.

Si una persona hace un ictus se debe llamar rápidamente al número de emergencias 112 para dar una respuesta inmediata. Cuando antes detectamos que una persona padece la enfermedad, mejor. También en tiempos de coronavirus, a pesar de los profesionales han observado un retraso en el aviso por parte de algunas personas afectadas, especialmente aquellas que presentaban síntomas más leves.

En este sentido, en la fase aguda de la pandemia por la Covid-19, hubo una reducción de la activación de casos de la red de Codi ictus, que permite a las personas que tienen un ictus ser atendidas en poco tiempo para administrarles el tratamiento adecuado y reducir las secuelas. Así lo detectaron los registros de ictus y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

En el mismo período, también hubo una disminución de las camas dedicadas a las personas con ictus, así como de profesionales sanitarios que las atendían, ya que fueron movilizados para atender pacientes con la Covid-19.

Aunque no se dispone de datos, el ámbito que ha sufrido más afectación es la relacionada con la rehabilitación, fundamentalmente la atención ambulatoria y domiciliaria, ya que estos servicios tuvieron que cerrar por el confinamiento implementado partes. En la misma línea, el confinamiento obligatorio para los pacientes y sus familiares ha tenido un impacto de difícil medida a nivel emocional y de recuperación.

La Fundació Ictus reorientó el programa ABRIC de apoyo a los pacientes y sus familias, que debía iniciarse el 15 de abril en formato presencial en Barcelona, ​​de forma virtual por todo el territorio.